EL PASADO RECIENTE - LA SEMENTERA 2º PARTE

Previamente los gañanes tenían que preparar la simiente en los costales, para cargarlas en el carro con las tozas de pasto, para que en el momento de la comida, que duraba como una media hora, también comieran los animales. Al oscurecer terminaba la jornada, a aguzar la reja como los anteriores.

Cuando el otoño había sido bueno, y había hierba en el pusido, se quedaba el gañan en el campo, para que los animales (vacas, caballos, mulos y bueyes) comieran en el campo y así evitar echarles de comer en casa.

Terminada la sementera, el propietario despedía a los obreros (gañanes) y se quedada con el APERADOR, que era el encargado de mantener todo el material en orden, reparando los arados, trillos, árganas, carros, etc. Los menos pudientes, cada uno arreglaba sus enseres.

Entre últimos de octubre y mediados de noviembre, se terminaba la faena de la sementera, el agricultor, tenía que hacer picón, leña, reparar las paredes de los huertos, sembrar lechugas, habas, etc., reparar los utensilios de labor (se llamaba labor a todas las faenas agrícolas) cuando llegaba diciembre, había que comenzar un nuevo ciclo: la barbechera, el primer capítulo de la agricultura.

Durante este tiempo, el grano había nacido, había que darle una primera sazón, que consistía, que con un ramo de encina, tirado por los animales, se pasaba por encima del sembrado (aquello parecía que iba a destrozar el sembrado), pero lo que hacía era redondear el surco, la tierra caía al fondo de este, por lo que después había ARICAR el surco, esto consistía en pasar el arado romano por el fondo del surco, con las orejeras un poco abiertas, para que la tierra fuera arropando la siembra, con esta faena el sembrado quedaba medio enterrado, ya cuando se desenredaba de esto cogía mucha fuerza, en algunos pueblos se sachaba todo el sembrado, que normalmente lo hacían las mujeres, para quitarles la mala hierba, para que la siembra creciera mejor.

En el próximo capítulo, trataremos la fragua, por estar muy unida a la sementera.

Pag.46