LA SIEGA

Una vez terminados los oficios de la barbechera el agricultor comenzaba con la labor de la recolección, es decir, la siega de la mies y la cosecha que se había sembrado por el mes de septiembre del año anterior.
Para realizar la siega eran necesarios utensilios y atuendos específicos: la hoz, la zamarra, la manga y los dedales principalmente.

La hoz era la herramienta con la que se cortaba la mies, se utilizaba con la mano derecha, mientras que la mano izquierda iba recogiendo lo cortado. La manga se colocaba en el antebrazo con la misión de resguardar el desgaste de la piel que era provocado por el roce de la mies.

La zamarra resguardaba el pecho del segador, podía ser de lona o de piel. Los dedales consistían en un resguardo de madera y piel con el fin de proteger los dedos de la mano izquierda del desgaste de la hoz y de algún descuido de la misma. Los dedales también servían para hacer las gavillas más grandes.

Cuando se llevaban tres o cuatro horas segando, el manejero, que era el encargado, decía “señores, vamos a atar”. Previamente se había hecho la atadura que era un haz de paja que en la mañana se había humedecido en agua para que cuando se hiciesen los vencejos no se desatara o rompiera. Los vencejos eran como cuerdas que servían para atar las gavillas, el conjunto de gavillas se denominaba haces, y el conjunto de haces componían la hacina.

La jornada era de sol a sol, unas catorce horas, de las que se descontaban dos para comer. Había además una costumbre llamada mañana, en la que los mozos, para hacer frente a los gastos del domingo (bailes, fiestas, novias...) daban unas horas extras, los dueños de las cosechas pagaban estas horas más baratas.

Detrás de los segadores, iban las espigadoras, mujeres ataviadas con una bolsa atada a la cintura donde iban guardando las espigas que dejaban atrás los segadores. En algunas ocasiones, los dueños no dejaban trabajar a las espigadoras alegando que le quitaban la comida al ganado.

Durante la época de la siega la conversación de los bares giraba siempre entorno a la misma.

Pag.47