El nuevo lugar elegido era mas facil de defender y contaba con abundante agua potable subterránea. Luego se construyeron la actual Iglesia de San Miguel, con su bóveda decorada por Juan de Rivera y las diversas fuentes del Pueblo, pero eso es otra historia.

Otros opinan (quien suscribe entre ellos), que tal Villa estaba situada en las proximidades de la laguna de los Hernández o Fernández (entre la Desa-Zamarril ), a la que se llega por el camino que pasa frente al actual campo de futbol. Igualmente hay restos históricos en las cercanías, como tumbas excavadas en la roca, lagares, muchas piedras, etc. Si añadimos que muy cerca, en un promontorio sobre el río Alagón se encontraba el castro de "Zamarril", con sus murallas y restos aún visibles, y la posible existencia de otro posible puente o vado en el lugar, que facilitaría el trasiego de mercancías hacia Coria, estamos como al principió.

La "muralla" se encuentra en la actual finca de "Cobaleda", no como el cuento que suelta mi amigo Gregorio a los amigos que trae de Oñate. A éstos le cuenta que está alrededor de la nuestra "muy noble y leal Villa de Portaje". El río en aquella época, solía ir muy crecido, al no existir el actual pantano. Voy a confesaros que en varias ocasiones he intentado encontrar la argolla, que cuentan, había junto al río, pero no lo he logrado aún. Probablemente (y de existir aún) he buscado en cotas muy bajas, cerca de la actual orilla y no he tenido en cuenta que sin el pantano el Rio fuese más crecido. Mi abuelo "Miguel" y "Agimiro" (el del acordeón) me contaron que la habían visto muchas veces. Me lo contaron junto al fuego, cuando no había luz en el pueblo y mientras asábamos bellotas, que a dicha argolla se asían los habitantes del castro para recoger agua del Rio, y que accedían a la misma a través de un túnel secreto que comunicaba la ciudadela con el río.

Sea de una u otra manera, lo cierto es que el término parece proceder del canon que por derecho de paso (peaje o diezmo), se pagaba por el derecho a pasar por dichos lugares, fuesen éstos un pontazgo o un portazgo (derivado de puente o puerta).

Al trasladarse el Pueblo a su actual emplazamiento, con el devenir del tiempo y las modificaciones del lenguaje oral y escrito, Portaja se trasformó en Portaje.

Otros opinan que Portaje se ha denominado siempre así, pues era éste el término usado para el derecho de aprovechamiento de pastos del Concejo de la Mesta. Hay datos documentales que atestiguan dicho aprovechamiento en la zona, incluído cierto pleito civil instado por el Concejo de la Mesta contra el Concejo de Portaje, que se encuentra reflejado en la Escribanía de Perez Alonso (1605). Documentos de dicha época atestiguan que dichos terrenos venían siendo utilizados por la Mesta de la siguiente forma: Para ganados, Mesta, pasto y roturación. El uso indebido en momento no autorizado propició el pleito en cuestión (Documentado en el Archivo Histórico en Valladoliz).

Por otra parte, quien haya viajado por Portugal habrá visto que los peajes de las autopistas se denominan "portajem".

Dicen igualmente, que quienes se salvaron de la peste se volvieron muy fiesteros, y que por eso en fiestas, no hay pueblo que se iguale a Portaje. También, y esto fue peor, los portajeros siguieron bajo el yugo de los diferentes señores de la zona hasta bien entrado el siglo XX. La zona se empobreció y muchos tuvieron que emigrar. Lo mejor, que muchos están volviendo, que ya no hay señores feudales, y que sigue corriendo la fiesta. La próxima cita en la Romería de Nuestra señora del Casar. "Viva esta, Portaje y su gente".
Pag.55